ActualidadC.ValencianaHoteles

Airbnb factura 66 millones de euros en Valencia y crece un 40% en 2018

Su sistema puede alojar a más de 30.000 turistas diarios en la ciudad y lejos de estancarse, la oferta experimenta un incremento del 20% respecto de 2017, según datos de la patronal hotelera valenciana HosbecValencia que acaba de publicar el informe de actividad de AirBnb correspondiente al año 2018.

Las primeras conclusiones sobre la actividad de esta plataforma online que comercializa estancias turísticas en viviendas particulares no se hacen esperar: lejos de frenar su actividad su oferta se amplía año a año y su facturación se eleva por encima de los 60 millones de euros en 2018 y acumula 140 millones desde el inicio de este boom allá por el año 2015.

En este último año, la oferta de Airbnb se ha incrementado considerablemente. Si en abril de 2018 se comercializaban en la capital valenciana 3.666 viviendas completas y 1.802 habitaciones compartidas (a pesar de que la normativa turística las prohíbe expresamente), esta planta de alojamiento disponible ha crecido en los últimos meses hasta comercializar 4.504 apartamentos y 1.942 habitaciones privadas, lo que supone una capacidad alojativa de más de 30.000 turistas al día.

En los últimos 12 meses y a pesar de la puesta en marcha de la Ley del Turismo, Ocio y Hospitalidad que requiere el informe de compatibilidad urbanística, la oferta de comerciazión de viviendas en Airbnb se ha incrementado un 20%.

La profesionalización del alojamiento turístico en viviendas es claro cuando observamos que el 43% de estas vivienda se ofrecen al tráfico turístico de forma permante durante todo el año y que el 57% de los propietarios tienen más de una vivienda en comercialización.

Los datos analizados nos dan pistas de las preferencias sobre el tipo de vivienda que se comercializa: la vivienda tipo es la compuesta por dos dormitorios y aloja a una media de 4,7 turistas en cada contrato comercial de alojamiento cerrado a través de esta plataforma.

En cómputo general, la actividad e Airbnb en Valencia ha tenido un crecimiento anual del 57%, con una ocupación media del 43%, un tarifa media diaria de 77 euros y unos ingresos mensuales por vivienda que rozan los 800€.

El negocio que Airbnb realiza en Valencia no parece conocer la crisis:
En 2015 alcanzó una facturación de 6 millones de euros, aunque de forma parcial ya que sólo se tienen datos desde el mes de agosto 2015.

En 2016 este negocio ya se consolidó a una cifra de 26 millones de euros, que subieron a 45 millones en 2017.

2018 cierra el ejercicio con una facturación de 66 millones de euros, lo que supone un crecimiento de más del 40% sólo en este último año.

Por zonas, Ciutat Vella con 1653 propiedades en comercialización, a Playa de la Malvarrosa, con 871 propiedades y L’Eixample con 700 son los tres principales núcleos de actividad de Airbnb en la ciudad.

Los mayores datos de rentabilidad económica se dan también en Ciutat Vella con una tarifa diaria de 83 euros y un revenue (ingresos) mensual de 974 euros por viviendas.

La hotelización del negocio, «una evidencia» a la vista de los datos
Según destaca HosbecValencia en su informe, «a pesar de que muchos intereses no quieran ver la evidencia, la realidad de los datos muestra que nos encontramos ante una verdadera hotelización de las viviendas particulares y en ningún caso ante una actividad residencial cuando analizamos la duración de las estancias de los turistas que contratan a través de esta plataforma».

Más del 70% de las reservas se realizan por una o dos noches sólo, mientras que las reservas que superan las 7 noches sólo suponen el 5% del total.

Los hoteles de la ciudad de Valencia reaccionan al informe de la Autoridad de Competencia de la Comunidad Valenciana sobre las viviendas turísticas.

Estos datos son tremendamente llamativos para Hosbec cuando se ponen al trasluz del informe hecho público por la autoridad de Competencia de la Comunidad Valenciana. «No parece que ninguna normativa haya supuesto ninguna restricción a la competencia a la vista de estos datos de evolución del negocio de esta plataforma», sostiene.

En este sentido «asistimos atónitos» -continúa HosbecValencia- al informe que ha elevado la Comisión de Defensa de la Competencia sobre el borrador del decreto de alojamiento turístico en el que cita a una retahíla de artículos del borrador de reglamento que supondrían barreras de entrada al sector para las viviendas de uso turístico, como la obligación de exhibición de distintivos, la declaración responsable de inicio de actividad, la obligación de inscripción en el registro de turismo de la Comunitat Valenciana, la obligación de llevanza de libro¬ registro de entrada de viajeros, la prohibición de alquiler por habitaciones o el establecimiento de requisitos técnicos y equipamientos mínimos. «A esta autoridad sólo le ha faltado decir que tampoco tienen que dar de alta a sus trabajadores en la seguridad social ni hacerles contrato de trabajo», señalan desde Hosbec.

En opinión de Hosbec, si estos requisitos suponen barreras de entrada para la viviendas turísticas, deben suponer las mismas barreras para los establecimientos hoteleros y apartamentos reglados, por lo que éstos tampoco deberían ni exhibir sus placas de estrellas, ni remitir diariamente el parte de entrada de viajeros a la policía, ni firmar una declaración responsable sobre los 217 exigentes requisitos que recoge el decreto hotelero para garantizar la calidad del producto turístico de la Comunidad Valenciana.

Hosbec concluye el análisis de su informe señalando que «la autoridad de Competencia de la Comunidad Valenciana olvida que las viviendas se construyen para sean residencia de las personas, y no para que se establezcan hoteles clandestinos entre sus paredes. Con los datos demostramos que efectivamente estamos ante un fenómeno de hotelización de viviendas y como tales se trata de negocios y actividades empresariales que deben estar sujetas a las mismas normativas y obligaciones que el resto de empresas que operan en el mismo sector. No hay ninguna razón de competencia que pueda justificar una disminución o una eliminación de valores tan importantes para el turismo como la seguridad, la protección de consumidor o la calidad mínima del alojamiento contratado».

Enlace para consultar el informe completo:

INFORME SOBRE ACTIVIDAD AIRBNB EN VALENCIA 2018

Compartir: