Actualidad 2

Exceltur rebaja sus previsiones y espera que el turismo crezca por debajo del PIB

Los mercados tradicionales hacia España, con Alemania y Reino Unido a la cabeza, descienden afectados por la recuperación de los competidores. Turquía y Egipto recuperan hasta mayo 4 millones de turistas (2,8 en primavera), afectando a las zonas de sol y playa, principalmente de Canarias y Baleares.
Los destinos del interior (las dos Castillas, Madrid, Navarra y Aragón), País Vasco, Galicia y la Comunidad Valencia, en la costa, los territorios con mejores perspectivas veraniegas. También la ciudad de Valencia mejora sus resultados.
La patronal de empresas turísticas rebaja sus estimaciones del 3,3% hasta el 2,6% para este año y augura que el sector crezca por primera vez en 10 años por debajo de la economía.

En opinión de Exceltur hay que «entender que los principales retos competitivos de futuro ya no se deben vislumbran solo en clave que vaya a faltar o caer la
demanda turística en su conjunto, sino en cómo captar la más deseable y de mayor derrama en los destinos».

El sector ha sufrido una desaceleración entre los meses de mayo y junio hasta registrar un crecimiento por debajo del PIB turístico del 2%, dato que ya se venía previendo en el sector. Así lo reflejó este viernes Exceltur que ha presentado un balance empresarial sobre las expectativas del segundo trimestre del año y sus previsiones de cara al verano.

Además, Exceltur ha rebajado sus expectativas de crecimiento del PIB turístico para 2018 en siete décimas (del 3,3% al 2,6%) por la bajada de la demanda extranjera. Este cambio ha impulsado que las previsiones del turismo fueran menores que las del conjunto de la economía del país (situadas en el 2,7%) por primera vez en diez años. “Esta desaceleración está motivada por la gran recuperación que tiene nuestra competencia en el Mediterráneo, con países como Turquía o Egipto, que han mejorado la afluencia de turistas esta primavera en un 29,4% y un 40%, respectivamente”, ha explicado el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda.

En los meses que comienzan se espera una “ligera aceleración del crecimiento” respecto al mismo periodo 2017. De hecho, casi la mitad de los empresarios encuestados (45 %) esperan mejorar sus ventas respecto al verano anterior, debido a que a pesar de que esa desaceleración de la demanda extranjera, la contribución es mayor.

Los destinos de interior y ciudades como Valencia serán los que más mejorarán sus cifras respecto al año anterior, mientras que Baleares y Canarias acusarán una cierta ralentización en su actividad, tanto en ventas como en resultados.

Reflexiones de Política Turística de Exceltur ante la coyuntura de arranque de esta nueva legislatura:

El contexto de ralentización previsto, si bien aún reflejará unos buenos resultados turísticos al cierre de 2018, anticipa una tendencia de desaceleración en las tasas de crecimiento que se podría acentuar a partir del 2019, a medida que las cuotas de turistas extranjeros prestados, en especial, en los segmentos más indiferenciados y de menos precio, se recompongan y vuelvan a sus destinos originales y España no fuese capaz de captar otros segmentos de demanda de más valor añadido que lo compensasen.

Se abre pues un nuevo escenario con nuevos retos y oportunidades de futuro, que exigirán revisar nuestras estrategias y modelos de crecimiento para hacerlos más sostenibles y socioeconómicamente más rentables, logrando en paralelo el mayor reconocimiento social y acogida ciudadana posible, en los destinos españoles. Ello exigirá reposicionar nuestra oferta y demanda, compitiendo por diferenciación, procurando mayor calidad experiencial y valor añadido, versus récords de afluencia y/o políticas de bajos precios.

En opinión de EXCELTUR ello aconseja:

· El mayor liderazgo transversal del Gobierno para favorecer la gradual evolución competitiva del sector y los destinos, con una implicación directa de la Ministra de Industria, Comercio y Turismo ante unos retos estructurales, que si bien harto conocidos se habían ido obviando o posponiendo durante el largo período turístico expansivo, que hemos vivido estos últimos años.
· Una nuevo espíritu y gobernanza mixta, que concite el mayor diálogo, consensos y compromisos, tanto a las diversas escalas interadministrativas, como público-privados, que faciliten la gestión más operativa y especializada, de las diversas políticas e iniciativas turísticas: CONSENSUAR UNA NUEVA HOJA DE RUTA CON VISIÓN DE ESTADO Y HORIZONTE DE MEDIO PLAZO.
· Una dotación de recursos públicos más adecuados a los retos que abordar tanto para una mejor promoción, como para acompañar las inversiones privadas en mejoras de la oferta/destinos (sustancial mejora del presupuesto específico 2019 del Ministerio + partidas de otros Ministerios) y más acordes a lo que el turismo representa en términos de PIB, empleo, divisas.
· Entender que los principales retos competitivos de futuro ya no se deben vislumbran solo en clave que vaya a faltar o caer la demanda turística en su conjunto, sino en cómo captar la más deseable y de mayor derrama en los destinos. Ello abre como reto previo y prioritario, diversificar y poner el foco en mejorar la calidad diferencial de la oferta.

 

Compartir: