Actualidad 3Destinos

Otra forma de descubrir Canadá con Le Boat

Entre Ottawa y Kingston, en la provincia de Ontario al sureste de Canadá, puedes realizar uno de los viajes más alucinantes del mundo: recorrer los 202 km que separan ambas ciudades a bordo de un barco Le Boat surcando las aguas del Canal Rideau. Además, ahora puedes hacer el recorrido solo de ida o de vuelta y con más variedad de barcos. Si eres amante de la naturaleza, te gusta descubrir nuevas culturas o degustar la gastronomía típica del lugar que visitas… ¡éste es tu destino ideal!

Canadá es uno de los países más ricos en naturaleza y con más encanto del mundo, de esos en los que siempre quedan mil rincones por descubrir. Un territorio plagado de grandes bosques, largas praderas y sorprendentes lagos y ríos. Toda una maravilla natural que sí o sí hay que visitar. Por eso, desde Le Boat te proponen que lo hagas de una forma distinta que permite adentrarse en lo más profundo de la magia canadiense: a bordo de uno de sus barcos surcando el Canal Rideau.

Siendo una de las mayores obras de ingeniería del siglo XIX, el Canal Rideau está declarado como Patrimonio Mundial de la UNESCO. Es uno de los destinos Le Boat ideales para los amantes de las aventuras y las expediciones puesto que se puede trazar el itinerario personalizado, con la única condición de volver con el barco a tiempo a la base.

ITINERARIOS LE BOAT EN CANADÁ
Los itinerarios parten de Smiths Falls, que se encuentra en medio de la vía navegable, o de Seeley’s Bay al Sur del Rideau. Cada uno de ellos sigue una ruta diferente hacia destinos únicos:

Vía Beveridges
El sueño hecho realidad para los amantes de la naturaleza. Las nutrias, los castores y los famosos gansos de Canadá serán los compañeros de viaje perfectos. Llevar cámara y prismáticos es obligatorio para guardar los mejores recuerdos y grabar en la memoria los paisajes más increíbles.

Vía Perth
Descubrir la paradoja de encontrarse con desierto virgen y vibrante cultura local es el objetivo de este itinerario. Los mercados animados y las pintorescas boutiques de Perth no dejarán indiferente a nadie, a la par que las maravillas naturales de Ontario.

Vía Merrickville
Declarado el pueblo más bonito de Canadá. Repleto de casas victorianas de piedra, tiendas de artesanía local y una gran comunidad artesanal que hará que pasear por sus calles sea una auténtica maravilla.

Vía Jones Falls
Cruza lagos extensos, bosques frondosos e islas ocultas en el Rideau meridional. Apto para amantes de la aventura y el aire libre con ganas de dejarse sorprender.

Vía Long Island
Westport es un pueblo precioso. Allí encontrarás amarres públicos, además de otras instalaciones. Este pueblo ofrece muchas actividades: tiendas, dos campos de golf y zonas para hacer picnics. Los amantes de la naturaleza podrán disfrutar de una caminata a través del área protegida de Foley Mountain que tiene unas vistas espectaculares de la zona. No te pierdas una cata de vinos en la Bodega Scheuermann.

Vía Seeley’s Bay
Esta ciudad cercana a Kingston fue creada en 1832 con una industria que poco a poco fue creciendo hasta convertirse en una parada obligatoria en el canal. Hoy en día ofrece una gran variedad de actividades, muchas de ellas desarrolladas en la propia orilla de Rideau como la pesca, deportes acuáticos, golf y rutas en bicicleta.

Vía Merrickville & Kingston
Perfecto para mezclar naturaleza, aventura y cultura. Parando en Newboro y Seeleys Bay los amantes de la pesca podrán disfrutar de la tradicional pesca de perca de la zona. Además, es una manera única de disfrutar de la gran ciudad de Kingston, una de las más históricas del país.

Vía Ottawa
Descubrir los secretos y rincones que esconde la capital de Canadá será el final perfecto para un viaje cargado de paisajes espectaculares brindados de la mano del Canal Rideau. Además, disfrutar de su emocionante vida nocturna y de sus cientos de planes culturales serán el broche de oro para un viaje de película.

El tiempo medio recomendado para disfrutar de la navegación y de las vacaciones es de 2 a 4 horas de crucero al día. Además, como novedad, se pueden realizar los cruceros solo de ida, en vez de tener que hacerlos obligatoriamente de ida y vuelta. De esta manera se puede destinar más tiempo a visitar ciudades y pueblos en vez de tener que recortar el itinerario para llegar a tiempo a la base.



Compartir: