lunes 17.02.2020

Airbnb comercializa en Alicante más del doble de plazas que los hoteles

"La hotelización de las viviendas se consolida", señala la asociación empresarial hotelera Hosbec, el 81% de las reservas se hacen por 3 días o menos. Las plataformas de comercialización de apartamentos sobrepasan los 41 millones de euros de facturación en Alicante, incrementado un 40% respecto al año anterior.
Airbnb comercializa en Alicante más del doble de plazas que los hoteles

Hosbec ha hecho públicos hoy los datos de su informe de comercialización de viviendas turísticas a través de plataformas en Alicante durante 2019. En él destaca que en Alicante ha aumentado durante 2109 en un 5% las propiedades turísticas de la ciudad, cifrando la media anual en 3.799 alojamientos. El incremento se registra en su mayor parte en las casas completas que representan el 77% del total y suman 166 viviendas más que en 2018. El operador Airbnb domina frente a Homeaway ofreciendo un 83% de la oferta, mientras un 7% elige ambas plataformas como escaparate.

Estos datos sitúan la capacidad ofertada por estas plataformas en unas 16.400 plazas, mientras que la oferta hotelera disponible de la ciudad de Alicante, según los datos oficiales no alcanza ni las 7.000 plazas (6.937 según datos oficiales de Turisme Comunitat Valenciana)

La mayor parte de la oferta de viviendas en comercialización turística se sitúan en el centro de la ciudad y en las áreas de Cabo Huertas y Playa San Juan.

La tipología habitual de estas viviendas tiene entre dos y tres habitaciones y aloja un promedio de 5 personas. 

El 80% de la oferta de apartamentos tiene una política de cancelación muy flexible, lo que indica que este tipo de negocios incorpora estrategias comerciales propias del sector hotelero "por lo que -destaca Hosbec- de nuevo podemos afirmar que estamos ante el fenómeno de la 'hotelización' de las viviendas". Esta circunstancia se reafirma al comprobar que el 81% de las reservas se realizan por periodos de 3 o menos días, por lo que es un sustitutivo de estancias cortas que hasta hace pocos años sólo ofertaban los establecimientos hoteleros. 

En lo que respecta a la tarifa media diaria (ADR) los primeros cinco meses del año recogen los valores más bajos, llegando a registrar los apartamentos completos durante el mes de febrero el dato de 29€. A partir de junio se aprecia una subida significativa asociada al comienzo de la temporada estival, siendo agosto el mes puntero con un coste medio de 100€. Además, este mismo mes recoge la mayor cifra de ocupación con 3.192 propiedades reservadas.

El conjunto de la oferta cuenta con una ocupación media anual del 60% que se traduce en un ingreso total de más de 41 millones de euros, el cual supone un ascenso del 40% de las ganancias, es decir, más de 11,5 millones de euros respecto al ejercicio anterior.

Las principales conclusiones que se extraen de este informe, según Hosbec, es que "atrás ha quedado ese 'halo romántico' de Airbnb como plataforma mediadora y favorecedora de la economía colaborativa en materia de alojamiento. Ese 'mantra' que durante muchos años se intentó trasladar a la sociedad que eran los usuarios prestaban su domicilio habitual o estacional a precios competitivos logrando una colaboración y participación entre individuos y una integración del turismo entre la población ha sido completamente desvirtuado. La estadística demuestra como, a día de hoy, esta actividad se lleva a cabo por pocos gestores de propiedades de la plataforma, y que ahora detrás de éstas se esconden grandes grupos empresariales de capital privado que comercializan con las viviendas como alojamientos de carácter turístico, sin tener un propietario fijo que habitualmente habite o se aloje en la vivienda".

Comentarios