domingo 15.12.2019

El street food, la nueva tendencia gastronómica que triunfa en los resorts

Para el Valentin Imperial Riviera Maya, uno de los complejos vacacionales más emblemáticos de la Riviera Maya (México), se trata de una excelente alternativa para acercar productos típicos mexicanos como las marquesitas y los esquites a sus clientes, y una buena forma de mitigar la sed y el gusanillo durante sus vacaciones.
Carrito de aguas saborizadas.
Carrito de aguas saborizadas.
Primero fueron los espectaculares bufés repletos de exquisiteces, luego los restaurantes temáticos de alta cocina, y ahora le ha llegado el turno al Street Food, una corriente gastronómica que, además de desembarcar en las calles de las principales capitales y ciudades europeas, también lo ha hecho en los mejores resorts caribeños como el Valentin Imperial Riviera Maya, uno de los complejos vacacionales más emblemáticos de la Riviera Maya (México). 
 
5 razones para apostar por el Street Food durante tus vacaciones en el Caribe:
 
Aunque se trata de un hotel sólo para adultos, el complejo decidió incorporar este año 5 preciosos carritos en distintas áreas del hotel,  que hacen las delicias de los mayores. ¡Y es que no sólo a los niños les gusta picar y comer postres! Sobre todo si se está de vacaciones. El secreto del éxito de esta modalidad gastronómica radica, entre otras, en estas 5 razones:
 
1.      Sencillez y simplicidad: al igual que nos sucede en casa, que a veces preferimos tomar algo ligero en lugar de la típica combinación de entrante, plato principal y postre; cuando estamos una semana en un resort hay momentos en los que tenemos ganas de picotear, en lugar de comer en un restaurante como tal. Y ese es el momento en el que muchos clientes de este conocido resort optan por tomarse un esquite mexicano (plato hecho con maíz hervido y diferentes ingredientes como queso, chile, gambas, calamar o tocino, entre otros) , si lo que les apetece es algo salado o, para los más golosos,  una marquesita de Yucatán (un rico y muy personal postre con forma de crêpe y pasta similar a la de los barquillos, que se suele comer con chocolate, dulce de leche o cajeta, parecido al anterior pero elaborado con leche de cabra).
  
2.      Hidratación: no hay nada mejor para afrontar el calor del Caribe que refrescar, o incluso enfriar, continuamente el paladar. Por ello dos de los carritos más visitados en Valentin Imperial Riviera Maya son el de los helados artesanales, ubicado a pie de playa, en el que es posible degustar sabores cremosos como el Banana Split, el chocolate casero o el mascarpone con frutos rojos, y también frutales como el de lima, el de fresa, el de mandarina o el de coco; y el carrito de aguas saborizadas que, además de aliviar la sed, nutren el cuerpo al llevar ingredientes detox muy saludables como el pepino, la piña, el jengibre natural, la menta, el romero e incluso el jalapeño, algo que no puede faltar cuando uno visita México. 
 
3.      Amplitud de horarios: aunque cada vez son más los que intentan cuidarse durante las vacaciones, lo cierto es que el gusanillo suele estar siempre al acecho, sobre todo cuando uno se sabe rodeado de exquisiteces. Los nuevos carritos de Valentin Imperial Riviera Maya son ideales, precisamente, para esos momentos de tentación, ya que entre unos y otros cubren un horario muy amplio: entre las 12:00 y las 15:00 horas se pueden permitir un rico antojo recurriendo a los carritos habilitados de esquites, marquesitas, aguas saborizadas y canapés gourmet;  a las 16:00 degustar más canapés en la piscina; y entre las 18:00  y las 22:00 horas finalizar la velada con un sabroso churro gourmet o una delicada crêpe. 
 
4.      Descubrir la rica repostería mexicana: el formato Street Food también se ha implantado en el restaurante La Hacienda, en el que un carrito esconde los secretos mejor guardados de la deliciosa repostería mexicana. Allí podrás poner cara a postres tan sabrosos como las alegrías, elaboradas con amaranto; las palanquetas de cacahuete bañadas con almíbar; el dulce de Ate, similar a nuestro membrillo; las pepitorias hechas con obleas, semillas de calabaza y miel; y el inolvidable jamoncillo de nuez, que lleva dulce de leche, semilla de calabaza y piñón, entre muchos otros.
 
5.      Libertad de movimiento:
una sensación que explica a la perfección la relación que existe entre el concepto Street Food y el de vacaciones. Y es que no hay nada más placentero cuando uno viaja al Caribe que sentirse libre, exento de horarios, y pudiendo comer en cualquier pequeño rincón de un complejo tan alucinante como el Valentin Imperial Riviera Maya, ya sea a pie de la piscina, viendo el azul turquesa de un mar sinfín o bajo una palmera. 

Comentarios